Las transmisiones automáticas funcionan transmitiendo potencia desde el motor a las ruedas a través de un medio fluido. El fluido también lubrica las partes móviles y enfría la transmisión. Se realiza un intercambio de líquido, que elimina y rellena casi el 100% del líquido de transmisión contenido en la transmisión, incluido el convertidor de par.

Las transmisiones automáticas funcionan transmitiendo la fuerza del motor a las llantas a través del líquido de la transmisión. Este líquido también lubrica las partes móviles y enfría la transmisión. Con el paso del tiempo, los aditivos en el líquido se descomponen y puede contaminarse, disminuyendo la calidad del lubricante.

Realizar el cambio del aceite de la transmisión en el periodo de tiempo correcto puede prevenir el daño a la transmisión.

En el servicio de Transmisión automática, se añade y hace circular limpiador de transmisión para eliminar los depósitos y desechos del sistema de transmisión.

Se le echará líquido de transmisión automática nuevo a tu transmisión. Además se adiciona acondicionador de transmisión para proteger contra las vibraciones y el desgaste prematuro mientras el acondicionador sella para prevenir las fugas.

 

Beneficios:

  • Ayuda a mantener las características del engranaje y prolongar la vida de la transmisión.

 

 

Sabías que:

  • 90% de los fallos de la transmisión automática se deben al recalentamiento y a la contaminación del líquido.
  • El servicio convencional de transmisión sólo elimina la mitad del líquido contaminado.
  • El líquido que queda contamina el nuevo líquido y hace que los depósitos se formen más rápidamente.

 

¿QUÉ ESPERA PARA VIVIR LA EXPERIENCIA PREMIUM?